Acontramano: Asamblea Ciclista de Sevilla

  • Full Screen
  • Wide Screen
  • Narrow Screen
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Banner
Banner
Banner
Banner

Vehículos de movilidad personal sí, pero bien regulados

E-mail Imprimir PDF
Este es el título de la nota de prensa difundida recientemente por ConBici, la principal asociación de ciclistas urbanos de España. En su Nota, ConBici manifiesta que "los vehículos de movilidad personal,  en el caso de que sean regulados de la manera más apropiada, pueden suponer un aliado para restar usuarios al coche, pero esa regulación debe ser respetuosa con los derechos de los peatones por una parte, y de los propios ciclistas, de tal manera que se haga sin que se merme la seguridad de estos en el uso de las infraestructuras que les son propias."

La Nota hace referencia a la reciente aprobación por parte de Ayuntamiento de Barcelona de una Ordenanza que regula la circulación de dichos vehículos y manifiesta su preocupación por dos aspectos principales de dicha regulación
:

– En primer lugar por el hecho de que se autorice a todas las categorías de VMPs a circular por las vías ciclistas de Barcelona sin límite de potencia, velocidad o tipología del vehículo alguna. Esto supone, entre otras cosas, que vehículos hasta una cilindrada de 50 cm3 o hasta una potencia de 4.000 W si son eléctricos (límite inferior de potencia de los ciclomotores) podrán circular por las vías ciclistas. Teniendo en cuenta que la potencia que desarrolla un ciclista urbano rara vez supero los 200 W, creemos que esto puede crear situaciones de manifiesto peligro para l@s ciclistas, que podrían aumentar la accidentalidad en las vías ciclistas y desincentivar de una manera notable el uso de la bicicleta en Barcelona.

– En segundo lugar el que, con carácter general y con solo algunas excepciones relativas a vehículos comerciales o de reparto, se prohíba la circulación de todas las categorías de VMPs por la calzada ordinaria, es decir por la calzada de las calles ordinarias, con limitación de velocidad a 50 km/h, lo que supone prohibir la circulación de los VMPs por la mayoría de las calles de la ciudad (ya que, con buen criterio, la ordenanza también prohíbe su circulación por las aceras). Esto supone hacer caer toda la carga que implica la introducción de estos nuevos vehículos en la movilidad urbana sobre los ciclistas, además de hacer un flaco servicio a los propios VMPs, cuya circulación por la mayoría de las calles de Barcelona se prohíbe.

En Sevilla se está dando una situación similar, ya que, como hemos denunciado en repetidas ocasiones, se prohíbe "de facto" la circulación de dichos vehículos por la calzada ordinaria, confinándolos en las vías ciclistas. Y aunque teóricamente solo los vehículos de potencia inferior a 250 watios pueden circular por las vías ciclistas, en la práctica el Ayuntamiento autoriza la circulación de cualquier vehículo eléctrico de movilidad personal simplemente con la promesa, por parte de su propietario, de instalar un "limitador de potencia" cuya instalación efectiva nadie se preocupa luego de comprobar.

"A Contramano" comparte  la preocupación de ConBici y, como ConBici solicita al Ayuntamiento de Sevilla que lleve a cabo una regulación que suponga "un reparto mas equitativo de las cargas y obligaciones que supone la introducción de los vehículos de movilidad personal en la movilidad urbana de Barcelona entre l@s ciclistas y l@s conductores de vehículos a motor convencionales."

Porque, como indica ConBici en su Nota: "
No debemos olvidar que la principal función de las vías ciclistas es, precisamente, separar a las bicicletas del tráfico motorizado, ofreciéndoles un espacio seguro para circular, por lo que la irrupción de un gran número de vehículos a motor en las mismas comprometería de manera muy grave esta función esencial."

En la imagen adjunta, un ciclomotor de 1.000 watios de potencia espera a que un semáforo se ponga en verde en un carril-bici de Sevilla.

Acontramano pertenece a:

Banner
Banner
Banner
Banner
You are here Bicinoticias El blog de las Bicinoticias Vehículos de movilidad personal sí, pero bien regulados