"A Contramano" exige un itinerario alternativo ante el cierre por 6 meses del Puente de la Señorita PDF Imprimir E-mail
Lunes, 22 de Febrero de 2021 16:35

Ante el cierre anunciado del Puente de la Señorita por obras "A Contramano" va a solicitar de la Consejería de Fomento y de la Agencia de Obra Pública de Andalucía la creación de un itinerario alternativo sobre dicho puente para peatones y ciclistas.



Estos son lo hechos:

Desde el jueves 11 de febrero de 2021 se ha cortado la circulación en el carril-bici entre Sevilla y Camas por el Puente de la Señorita.

Dicho corte se debe a las obras para la implantación de un carril BUS-VAO reversible desde la continuación de la Avenida Clara Campoamor (Camas) hasta la Avenida Carlos III (Sevilla), tramo en el que se encuentra el viaducto denominado Puente de la Señorita, promovidas por la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio.

Según la documentación de la obra el plazo de ejecución es de 6 meses.

A diario se desplazaban entre Sevilla y Camas por el tramo afectado cientos de ciclistas y cientos de peatones. Según los datos recogidos por la Agencia de Obra Pública de Andalucía de uso del Puente de la Señorita por ciclistas entre junio y diciembre de 2015, la media diaria fue de 839 ciclistas, pero hubo muchas semanas por encima de 7.000 ciclistas por semana, con una distribución media superior al 14% de martes a jueves, lo que quiere decir que muchas semanas, de martes a jueves transitaron por el Puente de la Señorita más de 980 ciclistas, probablemente de forma mayoritaria desplazamientos obligatorios por trabajo, estudios o compras.

Según la documentación de obra y la información de que disponemos, la planificación no contempla la ejecución de la obra en tramos de forma compatible con la circulación de bicicletas y peatones.

Según la documentación de la obra y la información de que disponemos, no se ha contemplado ningún itinerario alternativo para el desplazamiento de ciclistas y peatones.

Este olvido de los peatones y ciclistas manifiesta una falta total de sensibilidad hacia ambos colectivos por parte de los actores implicados, técnicos y responsables de la Consejería.

También pone de manifiesto un análisis incompleto de por parte de los técnicos, ya que en la documentación de la obra sólo se habla de la afectación a las líneas de autobuses, y no se hace mención alguna a la afectación a los peatones y ciclistas.

Igualmente pone de manifiesto una deficiente supervisión por parte de los responsables de la Consejería al no haberse percatado de dicha circunstancia.

Asimismo pone de manifiesto una falta de coordinación entre las diversas áreas de la Consejería, puesto que el citado tramo está dentro del Plan Andaluz de la Bicicleta, y no se ha emitido ningún estudio sobre la afectación de la obra a los usuarios del mismo  ni, que sepamos, de ha pedido opinión a la Oficina de la Bicicleta del Ayuntamiento de Sevilla (cuyo alcalde, en cambio, no se ha privado de hacerse la correspondiente foto a pie de obra).

Para dichos colectivos (peatones y ciclistas) cualquier ruta alternativa segura les haría dar un rodeo de unos 5 km (Puente del Alamillo), lo cual supone multiplicar por cinco el tramo cortado, algo no admisible para estos colectivos que se mueven por su propio esfuerzo muscular.

Ello motivará que gran parte de peatones y ciclistas que usaban este itinerario pasen a usar el automóvil privado, forzados por la deficiente planificación de la obra por parte de los que deberían buscar la sostenibilidad en el transporte.

Y esto es lo que solicitamos:

Que se divida la obra de forma longitudinal en dos, de forma que se posibilite la circulación de peatones y ciclistas por la franja longitudinal que no esté en obras en cada momento, o se arbitre otra solución adecuada para permitir el tránsito de peatones y ciclistas durante las obras.