Apuesta por el viaducto sobre el Guadalquivir si ello contribuye a fomentar la movilidad activa

12/04/2022

La asociación «A Contramano: Asamblea Ciclista de Sevilla» se ha reunido con el equipo encargado por parte del MITMA de la redacción del anteproyecto del tramo de la autovía SE-40 entre Coria y Dos Hermanas con vistas a su participación en el proceso de alegaciones.

En dicha reunión les hemos manifestado nuestro apoyo a la alternativa del viaducto por considerar que es la alternativa que más beneficia a la movilidad saludable y sostenible, al permitir la conexión ciclista y senderista entre las dos márgenes del Rio Guadalquivir. Hemos expresado nuestra satisfacción por que el diseño del viaducto incluya un carril-bici para permitir esta conexión de forma segura, una actuación que consideramos pionera en España y que esperamos se extienda a otras actuaciones similares, como los puentes sobre la bahía de Cádiz o como el puente-sifón sobre el estuario del Odiel en Huelva, ahora cortado al tráfico ciclista y peatonal. También influye en nuestra decisión el hecho de que su coste de construcción es la mitad que en la alternativa del túnel, y su mantenimiento es casi 20 veces más barato y mucho menos costoso en energía y en emisiones de CO2, hechos a tener muy en cuenta en una época de crisis económica y mediambiental como la que vivimos.

Imagen: Carril-bici en el puente sobre el Rio Waal (Países Bajos)

Les hemos manifestado también nuestra satisfacción porque el proyecto incluya actuaciones de conservación y regeneración ambiental en la zona afectada entre los ríos Guadalquivir y Guadaira y en la margen derecha del Río Guadalquivir, incluyendo senderos ciclo-peatonales en las mismas, en concreto vías ciclistas entre las márgenes mencionadas del Guadalquivir y el Guadaira

 

Les hemos manifestado nuestra preocupación por la continuidad de los itinerarios ciclistas y senderistas existentes y/o programados transversales a la SE-40, y en especial del carril-bici entre Sevilla y Coria paralelo a la autovía A-8058 previsto en el Plan Andaluz de la Bicicleta y de los senderos ciclo-peatonales en las márgenes del Nuevo Cauce del Guadaira, cuya continuidad debe estar prevista en el proyecto de la SE-40 mediante la inclusión en el mismo de las intersecciones pertinentes, para evitar que luego se planteen situaciones de interrupción de itinerarios como las que hemos vivido con relación a la SE-30, de las que es buen ejemplo el retraso de más de 20 años en la resolución de la conexión Sevilla – San Juan de Aznalfarache mediante la pasarela recientemente construida.

 

Les hemos manifestado asimismo nuestra preocupación por el diseño de las conexiones entre los viales ciclo-peatonales existentes y/o programados y el carril-bici proyectado a lo largo del viaducto, y en concreto por las pendientes involucradas en las mismas, dado que el gálibo previsto para el puente sobre el Guadalquivir (70 metros) plantea un problema que habría que resolver mediante el diseño adecuado de dichas conexiones, con pendientes que no deberían exceder del 4%.

 

En general valoramos la reunión como muy constructiva y útil para la elaboración de las alegaciones que redactaremos y entregaremos en breve, desarrollando y concretando los puntos expresados más arriba.